martes, 12 de junio de 2012

Edgard Perramón Q.

A.·.L.·.G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.

S.·.F.·.U.·.

Edgar Perramon, un buen hermano, un excelente masón, un activo constructor enfrenta hoy su más grande obra, su “consciencia trascendente”, su “corazón de Iram.” Elevamos ante el altísimo la oración, la plegaria para que el Oriente Eterno le abra sus puertas y lo reciba con amor. Su cuerpo será purificado en pasos perdidos por el fuego y su alma en el oriente se encontrará asimismo.
Por el Q.·.H.·. Héctor Izaguirre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada